Oxigenación del agua: proceso natural y artificial

Cómo llega el oxígeno al agua, factores que alteran el nivel de oxígeno, aireación artificial y su funcionamiento.

La aireación del acuario

Introducción: el consumo de Oxígeno

Tabla de valores de temperatura y oxígeno presente en el agua
Tabla de valores de temperatura y oxígeno presente en el agua
El oxígeno es el elemento fundamental para la vida, requerido por peces y plantas para llevar a cabo procesos vitales como la oxidación de las proteínas, hidratos de carbono y grasas. Esto permite que la desintegración de dichas sustancias genere una consecuente liberación de energía empleada para las funciones vitales de los seres. Si el nivel de oxígeno no es suficiente para el ecosistema, las plantas desdoblarán la fructosa y la glucosa en anhídrido carbónico y alcohol, o sea que en poco tiempo, sus células morirán.

Pero no solo plantas y peces integran al ecosistema en nuestros acuarios, hay habitantes no tan visibles pero imprescindibles como las bacterias. Las bacterias aeróbicas transforman los detritos en materia fertilizante para las plantas. Los detritos son el resultado de alimentos no consumidos por los peces, los excrementos y algas o peces muertos. Pero lo considerable, es que las mismas bacterias, consumen 30 veces más oxígeno por cada gramo de materia que los peces. Por esto la imperiosa necesidad de la adecuada oxigenación del agua y la recomendación de evitar superpoblar las peceras.

¿Cómo llega el oxígeno al agua?

En los acuarios o peceras, el oxígeno llega al agua por 2 vías: + La primera es la absorción del oxígeno presente en el aire desde la superficie del agua. + La segunda vía es la fotosíntesis realizada por las plantas durante las horas de iluminación.

Cabe destacar que la mayoría del oxígeno llega por la primera vía, mientras que la de fotosíntesis se convierte en secundaria. La realidad es que cuanto mayor sea el área o superficie de contacto entre el agua y el aire, mayor será el intercambio de oxígeno. Esto demuestra que un acuario no es un sistema completamente cerrado. De hecho, si la demanda de oxígeno de peces, plantas y bacterias no supera la capacidad de absorción de la superficie de la pecera, el aireador no es necesario. Incluso su función en el filtrado biológico puede sustituirse con una pequeña bomba interna.

Factores que alteran el nivel de oxígeno

Los peces de aguas muy cálidas son los menos beneficiados por dicha condición, ya que uno de los principales factores que influye en la concentración de oxígeno en el agua es la temperatura. Existe una relación inversamente proporcional, o sea que, a mayor temperatura menor concentración de oxígeno en el agua. Esto se debe a que al elevarse la temperatura, la solubilidad del gas disminuye, ergo, se desprende con mayor facilidad.

Otro factor de incidencia es la presión atmosférica. En este caso, la relación es directamente proporcional; a mayor presión mayor concentración de oxígeno. También es factor la iluminación del acuario. De ella dependerá la cantidad de fotosíntesis realizada por las plantas, y por supuesto, la cantidad de oxígeno resultante de dicho proceso. Pero no solo las plantas se ven afectadas por la iluminación, ya que influye también sobre los procesos de descomposición de sustancias orgánicas, llevado a cabo por las bacterias aeróbicas.

Aireación artificial

Siempre que el ecosistema demande más oxígeno del que el intercambio superficial pueda aportar, necesitaremos aportar oxígeno por medios externos o artificiales. Resulta útil saber que la cantidad de aire que puede contenerse en el medio líquido es muy baja. En una unidad de volumen de agua, apenas puede contenerse el cinco por ciento del oxígeno que puede contener una unidad de volumen de aire. Sepa también que el régimen de difusión de oxígeno en el agua, es varias miles de veces menor que en el aire.

Cómo funciona el aireador

El uso del aireador suele ser malinterpretado, ya que sus burbujas casi no aportan oxígeno al agua directamente, sino que lo hacen de manera indirecta. A continuación explicaremos el proceso de oxigenación del agua mediante el uso del aireador.

  • El agua en movimiento (en la superficie) absorbe más oxígeno de la atmósfera.
  • Las burbujas causan ondulaciones en la superficie, esto aumenta el área de contacto entre el agua y el aire. Las burbujas deberán ser pequeñas y las ondulaciones en superficie moderadas. La agitación moderada del agua favorece la fotosíntesis.
  • La corriente generada por el aireador en el acuario distribuye el oxígeno de manera uniforme, especialmente al fondo, donde se encuentran las bacterias.
  • El polvillo del aire que se asienta en la superficie forma una capa delgada que frena la absorción de oxígeno, el movimiento del agua rompe esa película.
  • El anhídrido carbónico se ubica en la superficie del agua, dificultando el intercambio gaseoso, por lo que el movimiento de agua es importante para el desprendimiento del anhídrido.

© Adrián Blanco 2005 – Prohibida la reproducción total o parcial de texto y/o imágenes sin consentimiento explícito por escrito del autor.